5 Cosas que NO deben Faltar en Tu Empresa si Quieres que Tu Programa Interno de Protección Civil sea Autorizado

Te invitamos a tomar nota de las 5 cosas que tocamos en este post, adicional a estas, ya hemos hablado en otros post de los requisitos fundamentales para poder ingresar tu Programa, si tienes dudas respecto a esos puntos te invitamos a llamarnos al (55) 8526 1494 o registrate en cualquiera de nuestros formularios.

1.- Señalética 

La implementación de las señales surge de la necesidad de proteger a la persona y la sociedad ante la ocurrencia de una emergencia o desastre, provocado por agentes perturbadores de origen natural o humano.

La correcta aplicación del código de señales contribuye a mejorar las condiciones de seguridad en instalaciones y sitios donde debe implementarse un sistema de señalización sobre Protección Civil, en beneficio de la población que concurre o labora en ellos. 

De acuerdo al tipo de mensaje que se proporciona mediante las señales, estas se clasifican en:

  • Informativas (son aquellas que faciliten a la población, la identificación de zonas seguras)

señaletica

 

  • Informativas de emergencia (Son las que indican a la población la localización de equipos e instalaciones para su uso en una emergencia)

señaletica

 

  • Informativas para emergencia o desastre (Son aquellas cuya implementación esta a cargo de las autoridades en el momento de una emergencia o desastre, que permiten a la población localizar instalaciones y servicios dispuestos para su apoyo)

señaletica2

 

  • Precaución (Son las que advierten a la población sobre la existencia y naturaleza de un riesgo)

señaletica3

 

  • Prohibitivas o restrictivas (Son las que prohíben y limitan una acción susceptible de provocar un riesgo)

señaletica4

 

  • Obligación (Son las que imponen al observador, la ejecución de una acción determinada, a partir del lugar en donde se encuentra la señal y en el momento de visualizarla)

señaletica5

 

2.- Botiquín de Primeros Auxilios 

El botiquín de primeros auxilios es una necesidad de todo lugar de trabajo o vivienda para atender aquellos accidentes que inevitablemente suceden. Es indispensable que esté correctamente equipado, y que su contenido se mantenga en condiciones adecuadas.

Los accidentes son acontecimientos inesperados, suceden en cualquier parte y en cualquier momento, por ello es necesario contar con un botiquín de primeros auxilios bien equipado en todos los ámbitos de nuestra vida, hogar, lugar de trabajo, etc. Es conveniente revisar periódicamente los elementos de nuestro botiquín, para descartar los que estén vencidos y reponer los que se gastaron.
Todas las personas que residen o trabajan en un sitio deben saber dónde se guarda el botiquín y cómo usarlo adecuadamente. Para estos efectos, es conveniente obtener un manual de primeros auxilios y leerlo cuidadosamente.

 

El botiquín puede ser una caja limpia, duradera, fácil de transportar y  espaciosa.


Los medicamentos se conservarán en sus envases originales y se marcará las dosis recomendadas por el médico. Se debe incluir además, una lista del contenido, los números telefónicos de emergencia, bomberos, policía y ambulancia. Si hay algún miembro que padezca alergias a medicamentos, alimentos, picaduras de abejas, etc.; debe incluirse una lista de alergias de cada uno y los medicamentos que ellos usan.

Los botiquines deben guardarse fuera del alcance de los niños, pero donde los adultos puedan acceder fácilmente.

 

Material de Primeros Auxilios

1.    Maletín de almacenamiento que se pueda atornillar a la pared (forma vertical)
2.    Gasas grandes de 10×10 cm (10 Paquetes)
3.    Gasas Pequeñas de 5×5 cm (15 Paquetes)
4.    Alcohol de 500 cl (1 Bote)
5.    Vendas Medianas 10×4.5 cm (10 und)
6.    Vendas Pequeñas 5×4.5 cm (5 und)
7.    Tijeras
8.    Pinzas
9.    Termómetro
10.  Cinta de tela adhesiva grande
11. Caja de guantes
12. Pomada para quemaduras
13. Pomada para golpes, antinflamatoria.
14. Pomada Fungicida, antialérgica.
15. Antihistamínico en gotas (Alergias)
16. Gotas para ojos (rojos, cansancio, limpieza)
17. Paracetamol 500 (10 ud)
18. Paracetamol Gotas
19. Antiespasmódico pastillas (10 ud)
20. Antiespasmódico gotas
21. Iburoprofeno 400 (10 ud)

 

3.- Salida de Emergencia

Las salidas de emergencia constituyen una vía de escape ante cualquier accidente o situación de riesgo. Por esta razón, deben de estar señalizadas y visibles. La finalidad es poder prevenir pérdidas de vidas, evitar lesiones o proteger los bienes del establecimiento.

Entre las causas más comunes, las salidas de emergencia son recurrentes en caso de incendios, inundaciones o terremotos. En los peores casos, son las medida para salvar la vida en atentados terroristas o en avalanchas por pánico.

Las salidas de emergencia forman parte fundamental del plan de evacuación de un recinto. La señalización de “Salida de Emergencia” se colocará a un máximo de 2,20 metros del suelo o sobre el marco de la puerta por donde se debe realizar la evacuación. Además, el estilo y los caracteres permitirán su lectura desde una distancia de 20 metros.

Por lo general, las salidas de emergencia se ubican de forma estratégica con la apertura de puertas hacia fuera, es decir, desde dentro de la sala se abrirán empujando hacia el exterior, para facilitar la salida natural de las personas.

 

Si necesitas ayuda para realizar tu Programa Interno de Protección Civil no dudes en marcarnos al 558526149 para poderte ayudar con esta información lo más pronto posible.

 

Reglas de las Salidas de Emergencia

  • Las salidas no pueden bloquearse con candados, cierres o cadenas
  • Como hemos comentado anteriormente, la localización de los letreros de “Salida de Emergencia” y se lean con total claridad. Además, en recintos donde haya mayor probabilidad de realizar una evacuación y las luces son tenues, las salidas deberán estar iluminadas, como sucede en salas de conciertos, cines o discotecas.
  • Por norma general, las salas tienen las puertas de un material metálico, pero si por el diseño de la sala estas son transparentes, se recurrirá a puertas con vidrio de seguridad . Además, las puertas deben contar con un mecanismo que permita abrirse desde el interior, con una simple operación de empuje. Para ello evitamos pequeñas manivelas y optamos por barras horizontales, que ante la presión abra las puertas.
  • Es sumamente importante que no haya obstáculos tapando las salidas de emergencia, éstas tienen que estar totalmente libres. Por ejemplo, en una sala no se debe colocar la barra delante de la salida, la mesa de sonido o que solo se acceda a la salida a través de la zona VIP. Las salidas de emergencia tienen que ser accesibles para todos los usuarios de la sala.
  • Para determinar el ancho que deben tener las puertas de las salidas de emergencia se hace en función del aforo de la sala. Por regla general, tienen una altura de 2,03 metros de altura y para una sala con aforo de 100 personas una anchura de 0.9 metros. Asimismo, este ancho se incrementará 60 centímetros por cada 100 personas más.  
  • Las salidas de emergencia son fundamentales para salvar vidas en casos de incidentes. Como propietario del inmueble debe velar por el cumplimiento de las normativas y como usuario, preocuparse de localizar las salidas de emergencia.

 

4.- Extintores

EXTINTOR

Elegir un buen extintor es tarea sencilla si se tiene claro qué es lo que se quiere conseguir y qué peligros tenemos más cerca. Los extintores son necesarios para combatir un incendio en su inicio y evitar que el fuego se propague.

Hay tantos tipos de extintores como tipos de fuego y cada extintor cuenta con una etiqueta que señala qué fuego apaga específicamente.

 

Tipos de Extintores según la clase de fuego 

Para ofrecerte una información más clara sobre los tipos de extintores que hay en el mercado, vamos a clasificar en primer lugar las clases de fuego existentes:

  • Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
  • Clase B: fuegos donde el combustible es líquido, por ejemplo, aceite, gasolina o pintura.
  • Clase C: fuegos donde el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
  • Clase D: el combustible es un metal que arde, como puede ser el magnesio, sodio o aluminio en polvo.
  • Clase F: fuegos que se producen sobre aceites y grasas.

 

En la etiqueta del extintor podemos comprobar qué tipo de extintor es de acuerdo al tipo de fuego que puede sofocar.

 

La gran mayoría de los extintores son capaces de apagar fuegos sólidos, líquidos y gaseosos, de modo que en sus etiquetas aparecen conjuntamente las letras A, B y C.

 

Tipos de Extintores según el agente Extintor 

extintores_seguridad

Otra manera de clasificar los extintores proviene del sistema que utilizan para extinguir el fuego. En ese caso, las clases de extintores son las siguientes:

  • De agua: adecuados para fuegos sólidos (tipo A) y en espacios donde no hay electricidad. El agua es eficaz para apagar un incendio de madera, por ejemplo, dado su gran poder de enfriamiento, pero no lo es para sofocar fuegos provocados por la quema de gasolinas o aceites, ya que la densidad de estos líquidos es superior al agua y siempre quedaría por encima del agua impidiéndole extinguir el incendio. Nunca deben utilizarse para fuegos tipo C (con gases), ya que el agua conduce la electricidad.
  • De agua pulverizada: son apropiados para apagar fuegos sólidos y líquidos (tipo A y B), siempre y cuando no haya electricidad, ya que el contacto del agua con la corriente eléctrica podría provocar una electrocución. Ideales para jardines y exteriores, cuentan con una boquilla especial que arroja el agua en forma de niebla. Vaporizar el agua conlleva una mayor efectividad tanto en la absorción del calor, como en la sofocación del fuego.
  • De espuma: perfectos para fuegos de tipo A y B, sin presencia de electricidad. La espuma genera una capa que desplaza el aire, enfría el material y evita que el vapor se escape y avive la combustión.
  • De polvo: es el extintor más frecuente y el que solemos encontrar en la mayoría de casas, edificios y oficinas. Sirve para acabar con fuegos de tipo A, B y C y es compatible con la presencia de electricidad ya que, al ser polvo, el riesgo eléctrico desaparece. Actúan químicamente y por sofocación, ya que generan una sustancia pegajosa que forma una barrera entre las superficies de los materiales y el oxígeno.
  • De CO2: El dióxido de carbono es un gas que no conduce la electricidad y que es capaz de apagar fuegos de tipo A, B y C. Se le conoce como hielo seco o nieve carbónica, y al salir a presión del extintor, provoca un descenso drástico de la temperatura cercano a los 80 grados centígrados bajo cero. Generalmente, se emplean en aquellos lugares en el que el uso de un extintor de agua o espuma podría producir grandes daños, como puede ser una sala de una fábrica con máquinas de gran valor.
  • De compuestos reemplazantes de los halógenos: Al igual que los extintores de polvo, interrumpen químicamente la reacción en cadena. No dejan residuos y, además, no conducen la electricidad. Son adecuados para fuegos de clase A, B y C.
  • Extintores a base de polvos especiales para la clase D: Apagar el fuego provocado por un metal es quizá el reto más difícil, ya que no existe un extintor universal para metales y es preciso contar con el compuesto de polvo específico según cada metal. Actúan por sofocación y, algunos de ellos, también por absorción del calor.
  • Extintores para fuegos de la clase K: A base de acetato de potasio, estos extintores para fuegos de la clase K descargan una fina niebla sobre el fuego producido en aceites y grasas de freidoras industriales o cocinas. Crean una especie de espuma que enfría el aceite o grasa y la separan del aire.

 

Tipos de Extintores según su peso 

  • Extintores móviles, que pesan menos de 20 kilogramos.
  • Extintores portátiles, que pesan más de 20 kilogramos y cuentan con ruedas para transportarlos.

 

5.- Detectores de Humo (dependiendo el giro)

Son aparatos que se instalan en el techo, porque el humo siempre tiende a subir. Al detectar humo emiten una señal acústica que alarma de la presencia de humo.

Este tipo de detectores pueden funcionar con pilas, conectados al sistema eléctrico e incluso se conectan al sistema inteligente del inmueble, si es que se cuenta con el.

Los detectores deben limpiarse de forma periódica, ya que pueden acumular polvo, residuos en su cámara y provocar que salte la señal acústica sin motivo.

Es recomendable colocar el detector de humo en la sala de estar o comedor, cerca de la cocina, en pasillos y en descansos de escaleras. Asimismo, si los instalas en las vías de salida de la casa o el comercio puede serte muy útil en caso de incendio, ya que te ayudarán a orientarte sobre la ruta despejada para salir.

Para evitar que la alarma se dispare sin motivo, procura evitar la instalación de estos aparatos en zonas en las que se genera vapor, como baños o cocinas.

 

¿Qué hacer si salta la alarma del detector de humo?

Si salta la alarma del detector de humo, llama a los bomberos o al servicio de emergencias. No pongas en riesgo tu seguridad, empapa con agua un paño o toalla y cúbrete la nariz y boca. Agáchate e intenta salir del lugar.

 

Ya sea que estés planeando un nuevo proyecto, iniciándolo o necesitas regularizarlo con las indicaciones del Programa Interno de Protección Civil, es importante que nos dejes tus datos en nuestro formulario o nos regales una llamada al  55 85 26 14 94 para poder brindarte una consultoría especializada completamente gratis para que tengas un panorama completo de tu situación.

Deja un Comentario